Cinco tendencias de conectividad después del COVID-19

o

Ericsson, una compañía dedicada a ofrecer equipos y soluciones de telecomunicaciones, presentó este martes un adelanto del estudio anual Mobility Report enfocado en los cambios que surgirán en la conectividad y el uso de las tecnologías a raíz de la contingencia global derivada del brote de COVID-19 en 2020

En el estudio se incluye parte del análisis de datos de 1,200 clientes en 11 mercados, incluida Latinoamérica, durante el periodo de aislamiento que comprende desde principios de marzo hasta mediados de mayo.

De acuerdo con el análisis de la compañía, las cinco principales tendencias de conectividad que tomarán más fuerza a raíz de la contingencia por COVID-19 son:

1. Conectividad resiliente: El 70 por ciento de los encuestados consideraron que una conectividad estable de banda ancha y datos móviles será de importancia crítica en futuras emergencias, por lo que las redes robustas ya no serán una aspiración sino una necesidad.

2. Comercio autónomo: La percepción sobre drones y robots que entregan productos ha cambiado positivamente. Vehículos autónomos o semiautónomos harían posibles los suministros libres de contacto, que en situaciones como una pandemia ayudarían a reducir contagios.

3. Espacios laborales sin límites: Trabajadores de oficina creen que el trabajo remoto será la nueva norma para los puestos que puedan operar desde casa.

4. Telesalud y telemedicina: 60% de los encuestados considera que las consultas médicas en línea serán más populares que las presenciales, pues resultan una buena alternativa para reducir contagio, un mejor monitoreo del paciente y reducción de tiempos de espera.

5. Economía virtual: Con los consumidores pasando más tiempo en línea, es muy probable que los bienes y artículos de tecnologías emergentes como Realidad Virtual y Realidad Aumentada podrían resultar más valiosos que objetos físicos en unos años. Estas innovaciones pueden ser de ayuda al combatir el aislamiento en situaciones de emergencia y para mantener conectadas a poblaciones vulnerables, como adultos mayores en confinamiento.

Según cálculos del Foro Económico Mundial, más de 2.6 mil millones de personas se encuentran en estado de aislamiento para prevenir la propagación del virus, por lo que Ericsson manifiesta que las redes fijas residenciales en el mundo aumentaron su tráfico un 20% debido en parte a un incremento de 40% en descargas de videojuegos, así como un mayor uso de videoconferencias.

 

REDACCIÓN TECNÓSFERA
@TecnosferaET

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.